CLOUD: Un espacio en cloud para evitar posibles pérdidas de datos debido a desastres naturales, incendio o robo. De cara al RGPD justificas hacer todo lo que se puede para evitar robo y difusión de datos. Para cumplir el reglamento correctamente si se externaliza el servicio, esta tercera entidad deberá cumplir los mismos requisitos legales que la empresa en cuanto seguridad de los datos que se alojan en ellos. Si los datos fueran vulnerados la empresa dueña del cloud responde ante la Agencia de Protección de Datos.

NAS: Para realizar copias de seguridad periódicamente y de forma automática. Rápido y fácil.

SAI: Es imprescindible en los servidores y equipos cruciales. Muy necesario en PC de sobremesa. Estabiliza la señal eléctrica y te da unos minutos para salvar tus datos en caso de corte de luz.

ANTIVIRUS: Protege de forma profesional la información sensible de tu empresa ante malware, phishing, robos de contraseñas y sitios web falsos o maliciosos. Además garantiza que los servidores se mantengan estables y libres de conflictos.