Ya se ha producido la primera condena por piratear Windows y Office, emitida por el Tribunal Supremo (seis meses de cárcel y 3.600 euros de multa a una mujer dueña de un locutorio en el madrileño barrio de Vallecas por un crimen contra la propiedad intelectual al tener dos ordenadores con Windows y Office pirateados).

El uso ilícito o pirateo de programas es una tendencia al alza, a priori motivada por el ahorro en el pago de una licencia de uso, pero que conlleva una serie de riesgos que nos pueden salir más caros que el pago de un software original.

  • Problemas de seguridad de Windows: La descarga e instalación de programas piratas o sin licencia legal puede llevar adjuntos archivos maliciosos y tipos de malware, a veces invisibles para el antivirus.
  • Spyware: No nos damos cuenta, pero esos “maliciosos” pueden robarnos datos personales para venta a ciberdelincuentes.
  • Funcionamiento dudoso: Nadie te garantiza su funcionamiento ni responderá ante reclamaciones.
  • Incompatibilidad programas instalados: Puede afectar al resto de programas de nuestro equipo.
  • Problemas legales: La piratería de software es cada vez más perseguido y penado por las leyes.

Por ello, antes de decidirte por un programa pirata, ten en cuenta estas recomendaciones, puedes ahorrarte muchos problemas futuros si inviertes un poco más al principio.